Outlet
¿CADA CUANTO LAVAR LA ROPA DE CAMA? LOS MEJORES TIPS

¿CADA CUANTO LAVAR LA ROPA DE CAMA? LOS MEJORES TIPS

¿Cada cuánto hay que lavar la ropa de cama? ¿Cómo limpiar los cubrecama y el colchón? ¿Qué puede pasar si no hay una correcta higiene?

¿Te interesan las respuestas a estas tres preguntas? Pues no te preocupes porque en las próximas líneas vamos a contestarlas.

En nuestra ropa de cama se acumulan un sinfín de bacterias, ácaros y hongos.

Así que lavar la ropa de cama con cierta frecuencia es fundamental porque de lo contrario incluso podríamos tener algunos problemas de salud, empezando por irritaciones de piel.

Cuando hablamos de lavar la ropa de cama no estamos refiriendo a las sábanas y a las almohadas pero no hemos de perder de vista el colchón, en donde también se acumulan todo tipo de bacterias.

Lo más recomendando por todos los especialistas y los fabricantes de ropa de cama y ropa de hogar es lavar la ropa de cama cada semana. No alargarlo más. Pero si la lavas cada tres días, mejor que mejor.

Nuestra piel también contiene un montón de bacterias y piel muerta que se va depositando en la cama.

Por eso es tan importante que nada más te levante abras de par en par las ventanas de tu habitación, levantes la cama y la airees convenientemente.

Mucho más en estos momentos cuando estamos en plena pandemia de coronavirus y una de las primeras recomendaciones es airear no tan sólo tu habitación, sino toda la casa.

Lavar la ropa de cama empezando por las sábanas

Empezamos a lavar la ropa de cama por las sábanas y las almohadas.

Las sábanas no tienen habitualmente manchas difíciles. Contienen, como ya te hemos indicado al principio de este post ácaros y bacterias y nuestro sudor.

Por tanto una temperatura de 30 grados en la lavadora es más que suficiente.

Sí que hay que tener en cuenta el programa a elegir. Las sábanas suelen estar confeccionados en algodón y hay que procurar elegir este programa.

Si las lavas solas, sin más prendas, mucha mejor.

La carga de la lavadora no ha de ser excesiva para que puedan “respirar” dentro del tambor.

No las dejes mucho tiempo en el tambor una vez se haya acabado el ciclo de lavado.

En cuanto al secado, si optas por la secadora que sea con un programa anti arrugas.

Nuestra recomendación es que las seques al aire y si puede ser en una zona  de sombra porque es la mejor manera de cuidar los colores.

Al lavar la ropa de cama, piensa en el colchón

Cuando hablamos de ropa de cama debemos pensar también en el colchón.

En el colchón también se acumulan un montón de bacterias, ácaros y hongos que puedan traspasar hacia la cama propiamente dicha.

Nuestra recomendación es que compres una funda protectora que lo evite.

Incluso podrás encontrar en el mercado fundas anti chinches, que ni dejan que estos insectos entren  al colchón ni que traspasen la cama.

Detectar y combatir una plaga de chinches es algo complicado y en ocasiones hay que acudir a empresas especializadas en plagas.

El colchón también debe ser aireado y darle la vuelta cada seis meses aproximadamente para que no se deforme.

Los cubrecama

En los cubrecama también se acumulan bacterias, hongos y ácaros.

Lo que ocurre es que las sábanas hacen como de escudo protector y por eso no es necesario lavarlos con tanto frecuencia como las sábanas y las almohadas. 

Sería necesario hacerlo cada seis meses.

En todo caso, si tienes fundas nórdicas o edredones, lavarlos cuando se acabe su temporada de uso.

Es muy frecuente dormir con fundas nórdicas o edredones en el invierno y cambiarlos por colchas bouti más ligeras cuando llega la primavera.

Tanto edredones como fundas nórdicas se pueden meter en la lavadora.

Nuestro consejos es que los laves solos y una temperatura que no sobrepase los 40 grados centígrados.

No aconsejamos la secadora.

De todas formas, hay un montón de fabricantes de edredones y fundas nórdicas y siempre hay que mirar, como precaución, sus indicaciones y seguirlas a pies juntillas.

Cuando compres cualquier cubrecama no tires la funda original y guárdalos en ella. Estas fundas están estudiadas específicamente para su conservación.

¿Qué hacemos de las toallas?

Las toallas no son propiamente ropa de cama pero sí ropa de hogar con un uso diario.

Es también muy necesario que las laves concienzudamente.

En primer lugar, después de cada ducha hay que estirarlas por entero y colgarlas adecuadamente para que se sequen.

Lo mejor sería contar con un toallero eléctrico y en muy poco tiempo las tendrías secas.

Otra solución más barata es colgarlas en la pared debajo de un radiador o bien en la propia mampara de la ducha.

Las toallas se han de lavar cada dos días, sobre todo si en casa hay niños pequeños.

Al igual que en las sábanas lo mejor es lavarlas por separado y utilizar una temperatura de unos 40 grados a lo sumo.

Si no tienes secadora hay que secarlas en un lugar muy aireado.

En caso de que notes que las toallas desprendan mal olor, un buen remedio casero es lavarlas con vinagre blanco, bicarbonato limón y sal.  

¿Usas albornoz para cuando sales de la ducha? Pues piensa que también son como una especie de toalla y debes seguir los mismos consejos que te hemos dado.

Acabamos ya. Estos son los consejos que te queríamos dar para lavar la ropa de cama. Piensa en tus sábanas y tus almohadas pero también ten en cuenta el colchón. También te hemos dado algunos consejos para que limpies tus toallas.

¿Tienes algún secreto para lavar la ropa de cama? Si lo tienes nos encantaría que lo compartieras con nosotros en la sección de comentarios que verás más abajo.

¿Te ha parecido interesante lo que te hemos contado? ¿Qué tal si lo compartes a través de tus redes sociales? Seguro que a algún familiar tuyo o amigo también le interesan estos consejos para lavar la ropa de cama.

All comments

Leave a Reply